Anatomía del troleo: el caso de RTVE, Twitter y Pinto

2

2n84u1c

“Solo creo en las encuestas que he manipulado previamente”. Esta frase se le atribuye a Winston Churchill, una de las mentes políticas más pragmáticas de la historia moderna. Y es lo primero que me ha venido a la cabeza después de leer sobre el sainete de las votaciones del MVP (jugador más valioso) de la final de la Copa del Rey que promovió RTVE en Twitter.

Por lo que he podido ver (no seguí el desarrollo de este episodio en directo, porque estaba trabajando), RTVE pidió a sus espectadores que apoyaran mediante la etiqueta #mvpcopa a aquel jugador que consideraran que estaba siendo el mejor del partido. Los resultados irían actualizándose en la web y aparecerían sobreimpresionados en la televisión de vez en cuando. Como estrategia de participación es buena y recoge el clásico debate de quién está siendo decisivo en un partido.

Sin embargo, a RTVE la encuesta le salió rara. En condiciones normales, parece claro que los votos hubieran ido seleccionando a aquellos jugadores cuyo rendimiento o acierto estaba siendo superior al de los demás. Pero de repente apareció Pinto con un 75% de los votos (tal y como puede apreciarse en el pantallazo que hizo un usuario de Forocoches). El portero del F.C. Barcelona, eterno suplente de mayores o menores garantías según a quién se le pregunte, no hizo un buen partido. De hecho, es posible que fuera de los peores, y precisamente por eso su nombre fue promovido en Forocoches como opción válida para ese concurso #MVPCopa, en la más pura tradición de la coña española.

Según leo, en cuanto en RTVE se dieron cuenta de la jugada (entiendo que empezarían a ver anormal el caudal de tuits apoyando a Pinto) cambiaron de etiqueta al menos un par de veces para escapar del troleo de Forocoches. A Juan Carlos Rivero, narrador del partido, se le atribuye un cierto asombro al leer en pantalla que Pinto era el considerado #MVPCopa por los espectadores en mitad del partido.

Ante cada cambio de etiqueta hubo reacción en Forocoches, como puede leerse en este hilo (quizás haga falta estar registrado, lo siento si no es posible leer de otro modo), y probablemente de otros tuiteros cuyo interés era precisamente dejar en evidencia a RTVE y conseguir que un jugador poco reconocible como MVP se convirtiera en el mejor valorado. De hecho, al ver que la “alternativa Pinto” no funcionaba, en Forocoches se promovió el voto a Marc Bartra, que curiosamente luego marcó un gol.

Al final quedó como jugador más valorado Gareth Bale (de forma lógica, ya que marcó el segundo gol, el de la victoria, y fue uno de los más destacados), pero queda sobre este concurso la mancha de la manipulación para conseguir el resultado deseado. Uno que no avergonzara ante la gran parte de audiencia pasiva y no tuitera, que probablemente se quedó sorprendida de ver el avance de Pinto con un 75% de los votos.

El problema en redes sociales y en la participación en internet en general es que los medios proponen y los usuarios disponen. En sí, eso solo es un problema si el resultado de la encuesta no es el apetecido o el esperado por quien la organiza. Ante eso, solo cabe haberlo pensado antes y apechugar, ya que lo de manipular nos retrotrae a la frase de otro personaje poco dado a las sorpresas demoscópicas: “Las encuestas, o me favorecen, o no valen“. Se cuenta que la dijo Napoleón.

La nueva economía de la atención (y la vieja mentira del espacio para todos en internet)

0

Llevamos años oyendo hablar de que el negocio impreso de los diarios se desploma y que sobre todo hay demasiada competencia en un área muy definida del espectro ideológico: la que va del centro a la derecha (el otro lado, tras el cierre de la versión impresa de Público y el indisimulado giro a la derecha de El País, es un erial simplemente porque ya no es rentable por motivos sociológicos más o menos comprensibles).

Ese debate, que el presidente de Unidad Editorial alimentó sin cortarse un pelo en El Confidencial, probablemente se resolverá con la desaparición de al menos uno de los actores a corto plazo (la venta de El Mundo a Planeta tras el relevo de Pedro J. parece previsible, con auditorías internas en marcha, así como su posible fusión con La Razón). A los restantes les tocará pelear la supervivencia en un entorno de ajustes dramáticos sobre estructuras gigantescas e imposibles de equilibrar con los ingresos actuales.

Sin embargo, de lo que no se habla tanto y es igualmente interesante es el número de proyectos informativos que han surgido en internet claramente colocados a la izquierda en los últimos años. Y del ajuste que probablemente tendrá que llegar también en este área, ya que resulta difícil que todos ellos puedan sobrevivir a medio plazo.

El Diario, Infolibre, Público, Diagonal, La Marea y otros tantos pelean márgenes muy estrechos de monetización de lectores que en promedio no son ni los más pudientes ni los más predispuestos a pagar (ya sea por información o ya sea para apoyar el proyecto). Al margen de la sociología del consumidor de información de este sesgo, también hay que tener en cuenta el difícil contexto publicitario y la brutal diferencia de los presupuestos que se manejaban para diarios impresos y los que actualmente se negocian para campañas online.

Esa mezcla se completa con algo que aún es más importante que el dinero a la hora de lograr el éxito de un proyecto en internet: la atención. Es decir, el tiempo. Es un recurso limitado, limitadísimo en algunos casos, que nos convierte en lectores poco profundos, saltarines y difíciles de retener. Usuarios más que lectores. El problema es que la oferta de contenidos crece y nuestro tiempo sigue siendo el mismo, de modo que los nuevos proyectos deben robar la atención de los lectores a otros que ya la tenían.

También es cierto que los medios online son infinitamente más baratos que los impresos debido a que carecen de costes relativos a la materia prima (papel), su creación (rotativa, tinta) y su distribución (transportistas y quiosqueros), de modo que son más escalables. Ese es el argumento que hemos escuchado en los últimos tiempos para celebrar la creación de nuevos proyectos. El problema es que consigan hacerse con un nicho suficiente con una atención/compromiso adecuado para salir adelante.

Y ahí es donde entra la atomización de la oferta, con medios similares entre sí en cuanto a ideología subyacente, temas tratados y, sobre todo, público objetivo. Si te preguntas cómo te informas en internet y cuánto tiempo dedicas a hacerlo te darás cuenta de que a duras penas eres lector de dos o tres diarios (aquellos a los que entras cada día y lees con cierta atención), probablemente porque no estás acostumbrado a mirar más o porque no tienes más tiempo. Del resto picoteas a través de redes sociales y otras vías que no te comprometen demasiado con ellos.

Cada uno de los diarios antes mencionados tiene el reto de intentar colocarse en esa selección que haces cada día. O de ser visibles en plataformas sociales (con el criterio editor de un tercero, como es Facebook) o ser encontrables por buscadores. Esfuerzos para que sepas que están ahí y te sumes a su parroquia fiel. Sobre esto último cabe hacer una distinción básica entre vínculos fuertes con el usuario (se ha inscrito para recibir boletines, forma parte de la comunidad interna, es lector habitual y promotor de la marca ante terceros) y lazos débiles a través de terceros (redes sociales, buscadores, enlaces que pasa un tercero o se encuentran en otro medio).

Un medio solo puede sobrevivir a largo plazo mediante el establecimiento de lazos fuertes con lectores. Es decir, mediante la creación de una comunidad real de fieles. Es la consecuencia de trabajar una marca, dotarla de valores y diferenciarla del resto. Y, volviendo al caso que nos ocupa, la cuestión es que esos medios compiten entre sí por el mismo público sin quizás elementos que los distingan especialmente a unos de otros.

En todo caso, la pluralidad informativa siempre es buena, sobre todo para el castigado sector de los periodistas. Y si cada uno de los medios mencionados se hace con un nicho suficiente para sobrevivir y crecer sería estupendo para todos. Pero me temo que no todos caben y no todos estarán ahí a medio o incluso corto plazo. La mentira que nos contaron sobre internet y las grandes oportunidades para crear medios que funcionen se topa con la realidad de un modelo publicitario a la baja y una atención cada vez más disgregada.

Las cartas de Juliet

0

Comencé a vivir en esta casa hace ahora tres años. Cuando la alquilé, había demasiados muebles, un gusto estético cuestionable y el rastro indeleble de una mujer que nunca conocí, pero que se prolonga hasta ahora.

Juliet no comunicó su cambio de dirección a los bancos en los que debía de tener algún dinero. A veces llegan cartas que no abro en las que supongo que le recuerdan un saldo, le ofrecen un crédito o le amenazan con una deuda. A saber.

Durante mis primeros meses aquí las fui acumulando. Había un taco considerable cuando un día decidí que Juliet ya no estaba interesada en su vida anterior. Así que las tiré. Y sigo haciendo lo mismo con las que continúan llegando.

Diría que, en el tiempo que llevo viviendo aquí, Juliet ha recibido más cartas que yo. Como son comunicaciones bancarias, eso me tranquiliza bastante. Pero a veces me pregunto qué será de ella. Con cada nueva carta le dedico un rato de fantasía. En cada ocasión me la imagino en un país distinto. A veces con una pareja, otras con un corazón roto. Siempre insatisfecha y buscando algo más.

De todos modos, lo mismo Juliet es funcionaria y ahora vive en San Blas porque encontró un piso más grande. Y no ha cambiado la dirección porque no le ha salido de las narices. En cuyo caso también la felicitaría. A fin de cuentas, cada cual hace la revolución a su manera.

Go to Top
PHP Warning: simplexml_load_string() [function.simplexml-load-string]: Entity: line 1: parser error : Start tag expected, '<' not found in H:\webspace\hostings\dulcedesastre.es\hosting\www\blog\wp-content\plugins\youtube-sidebar-widget\youtube-sidebar-widget.php on line 82 PHP Warning: simplexml_load_string() [function.simplexml-load-string]: User not found in H:\webspace\hostings\dulcedesastre.es\hosting\www\blog\wp-content\plugins\youtube-sidebar-widget\youtube-sidebar-widget.php on line 82 PHP Warning: simplexml_load_string() [function.simplexml-load-string]: ^ in H:\webspace\hostings\dulcedesastre.es\hosting\www\blog\wp-content\plugins\youtube-sidebar-widget\youtube-sidebar-widget.php on line 82